Ejercicio después de los 40

Expertos en medicina afirman que al hacer ejercicio obtenemos muchos beneficios; sin embargo, advierten que antes de iniciar una rutina hay que someterse a un chequeo físico y nutricional para prevenir cualquier problema de salud.

Hoy en día, hombres y mujeres de todas las edades quieren verse y sentirse bien, de ahí que cada vez son más los que optan por practicar un deporte o acudir al gimnasio para ejercitarse.

Profesionales de la salud aplauden esta iniciativa pues aseguran que nunca es tarde para comenzar a hacer ejercicio, sobre todo, si el objetivo es mantenerse en buena condición física y prevenir enfermedades que, con el pasar de los años y una vida sedentaria, atacan al ser humano.

Es por eso que si llegaste a los famosos “entas” no debes esperar más para empezar a cuidarte y así conservar tu salud y los atractivos físicos que te caracterizan.

Al respecto, el doctor Mauricio Córdova Morales, Cirujano Ortopeda y Traumatólogo, asegura que para obtener los resultados deseados y no sufrir una lesión en el proceso de acondicionamiento es indispensable que cada individuo siga un plan acorde a su edad y estado físico, porque las rutinas de ejercicios varían; además, tiene que practicarse exámenes médicos y ponerse en control con un nutricionista y un entrenador, jamás aventurarse a hacerlo solo y de manera desordenada.

Otro factor a tomar en consideración es si la persona practicó alguna actividad física o deporte a lo largo de su vida, porque en ese caso tendrá una experiencia previa y sabrá cuál es el proceso correcto a seguir para ejercitarse; mientras, si nunca lo hizo debe buscar la asesoría de los expertos.

“Lo primero que deben tener claro es por qué quieren hacer ejercicio, por diversión, por belleza (para alcanzar una condición física determinada, por ejemplo el peso ideal) o por salud (para tener más energía, prevenir enfermedades o como parte del tratamiento en alguna que ya ha sido diagnosticada)” detalla.

La doctora Roxana Arias, Médica General, comparte estas recomendaciones y explica que el chequeo es imprescindible puesto que cada organismo es distinto; es decir, una persona de 20 años seguirá una rutina distinta a una de 40 ó 60.

Diversos estudios médicos -practicados a nivel mundial- confirman que después de los 30 años el cuerpo humano va cambiando. Prueba de ello es que pierde masa muscular (hasta un 5 por ciento cada década) y con frecuencia el organismo la reemplaza con grasa.

A medida una persona envejese aumenta la rigidez y se reduce la coordinación neuromuscular, el equilibrio y los reflejos, por lo que hay más riesgos de sufrir una caída. Además, las modificaciones en el peso y la pérdida muscular afectan la estatura porque después de cumplir 40 años, generalmente, se pierde casi media pulgada de altura cada 10 años.

Por estas y muchas otras razones es que los doctores reiteran a sus pacientes que en esta etapa de la vida es el mejor momento para ejercitarse y evitar que los signos propios de la edad afecten de manera considerable sus actividades diarias.

¿Cuál es la mejor manera de ejercitarse?  ´

Luego de realizarse un chequeo médico completo y ponerse en control con el nutricionista -para establecer un régimen alimenticio adecuado- es necesario que el entrenador organice una rutina de ejercicios acorde a sus necesidades.

Todo buen gimnasio tendrá a disposición de sus usuarios servicios profesionales de nutrición y entrenadores personales, comentan.

En esta etapa y tal como lo indica la médica Vonda Wright, Ortopeda y especialista en Movimiento, en su libro “Fitness after 40”, al llegar a esta edad las personas no deben hacer tanto ejercicio sino más bien ejercitarse de manera “inteligente”, usando los métodos adecuados para alcanzar su objetivo físico, recuperar la energía de su juventud y verse y sentirse mejor que nunca.

Sobre ello, el doctor Córdova considera que es positivo que la persona inicie una dieta antes de seguir un régimen de ejercicios. Al bajar 10 libras o más -según su peso-  la persona está lista para comenzar a ejercitarse, explica.

Esta recomendación surge de la premisa que si no hay una preparación previa y el individuo se somete a un entrenamiento inadecuado, en relación a su condición física, casi de inmediato se presentarán las lesiones.

 

¿Qué deporte o ejercicio elegir?

La actividad física siempre será una aliada para conservar una mente y un cuerpo sano; por ello, los profesionales de la salud sugieren comenzar con ejercicios de bajo impacto, como la natación o la caminata, los cuales en combinación con un plan de alimentación saludable le permitirán alcanzar sus objetivos.

Córdova añade que con el paso del tiempo podrá practicar otros, pero es importante el no excederse, por lo que una rutina física solo debe practicarse de 3 a 4 veces por semana, en períodos de 30 a 45 minutos. Así mismo, sostiene que es necesario utilizar indumentaria que permita una buena circulación de la sangre y zapatos adecuados para el deporte que se practicará, ya que hay que proteger los pies pues soportan el peso de todo el cuerpo.

En caso de ignorar las recomendaciones asegura que lo más probable es que en poco tiempo la persona tendrá que acudir a un médico pues comenzará a sentir dolor en las articulaciones y habrá inflamación producto de una lesión que, de no ser tratada a tiempo, puede generarle graves inconvenientes.

Según el especialista, el 90 por ciento de pacientes que llegan a su consultorio presentan lesiones en las rodillas, seguidas por las de hombros, cadera y tobillos, por eso enfatiza que es de suma importancia tomarse el tiempo para realizar ejercicios de calentamiento y mantener un peso adecuado, porque el ejercicio sin la dieta no funciona y viceversa.

Así que anímese a estar en forma y vivir la vida de una manera saluda y feliz.

TripMagazine

TripMagazine

Suscribete a nuestro Newsletter

Recibirás un correo con las ultimas novedades de TripMagazine.travel